Antonio Afonso | Noticias
73
archive,category,category-noticias,category-73,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive
photo5965521914594176795

El Papa Francisco visita la nueva Sede de la Nunciatura Apostólica del Vaticano en Panamá

LA NUEVA SEDE DE LA NUNCIATURA APOSTÓLICA DEL VATICANO EN PANAMA, OBRA INSIGNIA EN EL DESARROLLO INTERNACIONAL DE GRUPO ANTONIO AFONSO.

El Papa Francisco ha estado en Panamá para celebrar la Jornada Mundial de la Juventud -J.M.J. 2019 y ante cerca de 900.000 mil jóvenes venidos de 140 Países de los cinco Continentes.

Durante la celebración, su residencia fue en el nuevo edificio de la Nunciatura Apostólica de la Santa Sede en Panamá, cuyo revestimiento de fachada y muros fue desarrollado por la empresa canaria con sede en Icod de los Vinos, GRUPO ANTONIO AFONSO.

photo5965521914594176796

Las obras se llevaron a cabo entre los años 2015 y 2016 y hubo de procurarse una eficaz solución al recubrimiento dado las particulares condiciones climáticas. Panamá, país tropical, con fuertes lluvias durante nueve meses al año, sin variación de temperaturas que oscilan entre los 34°c y 37°c, y un alto índice de humedad en torno al 90%. A todo ello, añadir el elevado grado de salinidad a través de la incidencia de los vientos cruzados tanto del Atlántico como del Pacífico, pone a prueba las obras y las afecta con gran deterioro en poco tiempo.

photo5965521914594176793

Esto hizo, tras diversos estudios técnicos realizados por entre el personal técnico de la empresa y los arquitectos del proyecto, que se decantaran por un revestimiento para las fachadas y muros de GLASSYDUR y de STONEDUR, entre las diversas propuestas presentadas

En la planta de producción que está en Icod de los Vinos se procedió a la fabricación y el envío de diez contenedores de Glassydur para ser instalados en la Embajada. Se desplazaron, asimismo, 6 operarios desde las islas y se contrató a 12 trabajadores locales para desarrollar los trabajos. Las labores no se limitaron sólo a la instalación, también se colaboró con la dirección de obra en otros aspectos de dirección técnica del proyecto.

photo5965521914594176791

Los trabajos contratados fueron ejecutados en tan sólo 7 meses, cumpliendo con el calendario pactado para llevarlo a término.

Esta obra, por su importancia, ha sido estratégica en el posicionamiento de la empresa en Panamá. Dada la identidad del cliente (Vaticano) dio pie al desarrollo de otros importantes  proyectos que han podido ejecutarse desde entonces, como son: “Santa Maria Hotel Golf Resort”, ”Santa María Court” o “Santa María Country Club”, entre otros.

SOBRE EL GRUPO ANTONIO AFONSO

Fundada por Antonio Afonso en 1989 en Icod de los Vinos, su desarrollo vino de una rápida expansión en el Sur de Tenerife gracias a los proyectos que se iniciaban en la zona de mayor y mejor expansión. De la mano del conocido arquitecto Andrés Piñero, se involucraron en obras como la del Gran Hotel Bahía del Duque -que fue la primera- y en muchas que iban surgiendo por la zona. Pronto dieron el salto a otras Islas y a la Península antes de iniciar la expansión Internacional de la Empresa de la que. Panamá, ha sido la más exitosa y que tiende puente para el siguiente paso de la compañía, como es dar el salto a los Estados Unidos, donde ya ha sido homologado su producto estrella, Glassydur con todos los certificados de Idoneidad técnica como los certificados de huracanes, máxima distinción de productos de las construcciones para condiciones atmosféricas extremas.

IMG_9917

Visita al Hotel Barceló Coral Suites

El 10 de julio de 2017 se realizó una visita para conocer el avance de las obras del Barceló Hotels & Resorts Coral Suites. Entre los asistentes se encontraban Carlos Alonso Rodríguez, presidente del Cabildo de Tenerife, José Miguel Rodríguez Fraga, alcalde de Adeje y Simón Pedro Barceló, co-presidente del Grupo Barceló. Los asistentes pudieron observar el trabajo realizado por Grupo Antonio Afonso y la aplicación de nuestro GlassyDur® Rocalla en diversos lugares de las instalaciones.

IMG_9932

IMG_9931

IMG_9923

IMG_9920

IMG_9899

IMG_9888

IMG_9886

photo154649386099517879

Glassydur, solución constructiva sostenible

Antonio Afonso, CEO y fundador de Grupo Antonio Afonso.

Grupo Antonio Afonso, es un grupo empresarial tinerfeño que empezó como una pequeña empresa local en 1984 y que actualmente está desarrollando proyectos internacionales. Desde los inicios la empresa ha estado en continuo desarrollo e investigación, aportando soluciones constructivas y arquitectónicas para obras de diferente índole, ya sean públicas o privadas. En esta entrevista nos presentan su producto estrella, Glassydur, un nuevo material de revestimiento que ofrece numerosas posibilidades estéticas.

Los materiales usados en la construcción son muchos, algunos de ellos tradicionales y procedentes de la propia naturaleza, como la piedra natural, y otros novedosos y creados por el hombre. Grupo Antonio Afonso hace grandes esfuerzos en el apartado innovación.

GlassyDur¿Qué productos novedosos han creado? Nuestro compromiso y respeto por el medio ambiente han sido constantes desde el origen de la empresa, por ello hemos estado siempre investigando, desarrollando e innovando nuevos productos que contribuyan al desarrollo sostenible. En el año 2003 presentamos Glassydur, que a día de hoy es un referente en el mundo de los prefabricados decorativos y arquitectónicos, aportando soluciones constructivas a arquitectos, ingenieros, promotores, etc.,  haciendo posible que cualquier diseño se pueda hacer realidad, reduciendo notablemente los tiempos de ejecución de obras, y costos futuros de mantenimiento.

¿Qué características técnicas reúne Glassydur? Glassydur es un producto de gran atractivo y versatilidad que permite en el campo de la arquitectura moderna ofrecer una amplia gama de diseños, modelos y acabados. Es un material óptimo para el revestimiento de muros, cerramientos o cualquier elemento que se precise, tanto en obra nueva como en rehabilitaciones, por su ligereza y prestaciones, además de la sencillez de instalación.

Por todas estas características, ¿en qué situaciones es muy recomendable usar? En realidad, su uso se presta para cualquier tipo de proyecto, sea de interior o de exterior, para colocar al lado del mar o en un clima de alta montaña. El comportamiento en disparidad de ambientes climáticos en los que se ha utilizado ha contrastado las propiedades magnificas del material, sin alteración alguna.

¿También cumple los requerimientos de diseño y decoración, elementos importantes de cara a satisfacer las necesidades de arquitectos e interioristas? ¿Cuentan con diferentes acabados? Así es. Podríamos decir que somos un sastre a media, aportando las soluciones que el cliente necesita, con infinidad de acabados que busca el diseñador del proyecto, por eso podemos hacer realidad cualquier tipo de arquitectura, sea moderna, colonial, rústica. Hacemos piezas de cualquier tipo, líneas rectas, curvas, con acabados pétreos, diversidad de colores y formas.

Una de las características que nos han llamado la atención es que Glassydur es también ecológico. ¿Nos puede dar más detalles al respecto? La construcción de este producto lleva consigo la utilización de materiales naturales, tales como la extracción de áridos y piedras, la tala de bosques y otros materiales que nos brinda la naturaleza. Una de las ventajas del Glassydur es la protección del medio ambiente, con ellos contribuimos a realizar materiales que se asemejan al natural y que presta mejores prestaciones. Además de ello, este material es un estupendo aislante térmico y acústico, lo que provoca una mejora del confort.

Ante tantas ventajas de este producto aparece la pregunta clásica: ¿su uso encarece los presupuestos de los proyectos? Todo lo contrario, conseguimos importantes ahorros en los proyectos, las reducciones de costos asociados a la ejecución de obra son muy importantes, además, los trabajos se desarrollan de forma más eficiente y limpia. Como hemos destacado anteriormente, los costos futuros de mantenimiento y de acondicionamiento también disminuyen debido a las prestaciones aislantes.

GlassyDur¿Qué aceptación está teniendo este novedoso producto entre el gremio de arquitectos, aparejadores, etc.? La dilata y contrastada trayectoria, donde hemos intervenido en muchísimos proyectos, siempre aportando soluciones, han dado paso a un cierto reconocimiento dentro del gremio. Cierto es que muchos diseñadores tienen aún en la cabeza que fabricamos materiales para obras de tipo colonial o rústicos, asociado al tipo de arquitectura que se usó en los 90 y principios de 2000, donde el tipo de arquitectura utilizado entonces era de estilo colonial en los proyectos turísticos. En los últimos años, estamos destacando en proyectos bastante modernos, donde la versatilidad del Glassydur está siendo nuevamente aceptada entre los principales agentes que intervienen en los proyectos, sean privados o públicos.

¿Nos puede nombrar alguno de los proyectos en los que ya se haya usado Glassydur? Gran Hotel Bahía del Duque (Tenerife), Meliá Villaitana (Alicante), Lopesan Hoteles (Gran Canaria), Meliá Palacio de Isora (Tenerife), Volcán de Lanzarote, Puerto de Garachico (Tenerife), Marina Rubicon (Lanzarote), Plataforma Oceánica de Canarias, Embajada del Vaticano en Panamá, entre otros proyectos. En este momento estamos desarrollando varios proyectos privados, en Tenerife, con la aplicación de nuestro novedoso sistema de Paneles Glassydur, donde estamos realizando las fachadas del nuevo hotel de GF hotels, “Victoria Suite”, también interviniendo en el hotel Coral Suite de Barceló. A nivel internacional, estamos inmersos en este momento en un complejo hotelero
y apartamentos de lujo situados dentro de un campo de golf, en Panamá, The Santa María Hotel Luxury Collections.

¿Cuáles son los próximos objetivos de Antonio Afonso? Aportar a la arquitectura y a la construcción materiales sostenibles, de máxima calidad y económicos, actuando en todo el territorio nacional, así como consolidando nuestras posiciones internacionales, como es el caso de Panamá, con vistas puestas a introducirnos también en territorio norteamericano. Con este fin tenemos sedes y exposiciones en Tenerife y en Panamá y contamos con delegados en otros países como Colombia y Chile.

Fuente: Grupo HORO

Descarga del original, La Voz Empresarial, Diario El Mundo, 23 de Marzo de 2017

 

Antonio Afonso

Entrevista a D. Antonio Afonso

Grupo Antonio AfonsoAunque pareciera que la internacionalización de la empresa es asunto reciente como inquietud social, lo cierto es que se lleva años intentando por parte de ciertos grupos empresariales con un determinado tamaño. Son casos exitosos y bien conocidos, incluso es posible que el proceso se intensificara con el decreto de moratoria turística que se aplica en Canarias desde principios del milenio, fruto de la Ley de las consecuencias no deseadas. Como quiera que no se podía invertir en las Islas, algunas empresas emprendieron en el exterior. Algunas compañías han sorteado mejor las consecuencias de la crisis que arrancó en 2007 merced a su diversificación territorial, pues si bien es cierto que los efectos se sintieron en todo el mundo a nadie se le escapa que la recuperación fue mucho más rápida en otros lugares del planeta.

 

Entre las múltiples causas para salir al exterior hay una quizás no tan apreciable pero es la que utilizan peque- ñas empresas para poder dar el salto. Careciendo las más de las veces de formación, capital y conocimiento, aprovechan sus buenos oficios aquí para acompañar al cliente al que ha podido brindar un buen servicio, a fin de cuentas, no debería ser extraño que un cliente satisfecho se convierta en el mejor interlocutor a la hora de facilitar nuevas oportunidades. Así fue en el pasado, por ejemplo, las primeras firmas de auditoría multinacionales llegaron a Canarias de la mano de empresas que se instalaban para abastecer el mercado africano, tal ocurrió con Wrigley, el fabricante de goma de mascar.

 

Así que eso podría explicar parcialmente el rápido crecimiento de una pequeña compañía del Norte de Tenerife, Grupo Antonio Afonso. El fundador, cuyo nombre constituye la denominación de la firma, era un peón de la construcción que dejó pronto los estudios -14 años-, para ayudar a la economía familiar, trabajando entonces por cuenta ajena en una empresa especializada en mármoles. Pasó 7 años allí, enganchando contratos por seis meses hasta el momento en que ya decide contraer matrimonio (1982) y llegan los primeros hijos. Como dice en una entrevista con La Gaveta Económica, “no sabía hacer otra cosa y había que alimentar a la familia”. Ya estaba en el sector, conocía su trabajo y como el casado casa quiere, que dice el refrán, se puso a construir la suya propia, lo que tendría consecuencias que el azar permitió. Pidió precios para hacer una escalera en la empresa para la que trabajaba pero aquello excedía sus posibilidades, “hoy en día, nosotros la hacemos por un precio inferior al que me pedían entonces”, subraya. Usó piedra artificial que imitaba a la natural y se puso manos a la obra. Puede que sea un caso claro de serendipia, pero no pasó mucho tiempo sin que aquella escalera fuera observada por contratistas que repararon en su calidad y belleza. Ese fue el inicio, atrás quedaron los sueños de ser encargado de obra en las empresas de otro para comenzar como autónomo yendo a buscar laburo donde podía interesar. Aunque son años de intenso trabajo e incertidumbres diversas, tampoco se detiene mucho y en el año 1989 puede constituirse ya como sociedad limitada.Grupo Antonio Afonso

 

Tan solo un año después comienzan las conversaciones con el Grupo Gigansol, ya éstos embarcados en la aventura de construcción del Gran Hotel Bahía del Duque. La historia tiene su gracia, Andrés Piñeiro -el reconocido arquitecto lamentablemente ya fallecido- y Juan Dávila se presentan en un deportivo en las instalaciones de la empresa, a fin de cuentas, un lugar todavía por desarrollar, un pequeño taller de prefabricados. Antonio Afonso los atiende, lleno de cemento como correspondía al momento preciso, donde él y su esposa Carmen, hacen las veces de albañiles, vendedores y contables. Es, probablemente, el instante capital en la suerte de la empresa porque supone un salto de calidad notable. No es extraño, que el hijo mayor de Antonio, de igual nombre, destaque con una sonrisa la imagen tan alejada de los cánones de la profesionalidad que hoy pueden presentar. ¿Cómo conocía el prestigioso arquitecto a aquellos pequeños artistas en el uso de la piedra artificial?, “supongo que ya había visto alguno de nuestros trabajos pero vino a tiro hecho”. De igual manera que no sería concebible el Sur de Tenerife sin la figura de Piñeiro, es probable que aquella empresa que quiso seguir siendo icodense habría tenido un porvenir más complicado sin aquella visita.

 

En unos pocos meses todo cambió, aquella pequeña empresa que semejaba una cooperativa con sus siete trabajadores se convierte en una algo más apreciable con más de ciento cuarenta, multiplicando por ocho la facturación de golpe. No estuvo exenta de dificultades la andadura, de hecho hubo momentos de duda muchas veces motivadas por extenuantes jornadas laborales y cansados desplazamientos por carretera. Pero, ahí también encontraron comprensión y complicidad en el equipo de Piñeiro, ánimos y bríos que propiciaron trabajar con tino para acabar la obra. Y el despliegue de ingenio, claro está, por entonces trabajaban con diseños y materiales que hoy son fácilmente reproducibles en ordenador pero que entonces había que inventar.

 

En solo unos años se había pasado de salir a vender con un catálogo fotocopiado a casi monopolizar ese tipo de encargo en la zona que se desarrolló junto al hotel que por entonces gestionaba el Grupo Meliá. De igual manera que el Bahía del Duque cambió el entorno, el Grupo Antonio Afonso haría lo propio con su trayectoria pero sin abandonar su municipio original. Allí han seguido y desde allí capitanean una historia exitosa que, sin embargo, consideran habría sido todavía mejor de haber crecido en algunos de los centros de decisión empresarial, bien en la capital política de la isla (Santa Cruz) bien en su polo de desarrollo económico (Sur). No parece que puedan quejarse, aquellos trabajos emprendidos y finalizados con acierto pronto les abrió las puertas de otras islas hasta el punto de que su rastro llega a todas sin excepción y han sido compañeros de viaje de los más importantes grupos turísticos y de construcción del Archipiélago. Han sido capaces, muestran orgullo por ello, de compatibilizar obras distintas y simultáneas en islas diferentes, lo que da buena prueba del grado de profesionalidad alcanzado. Sorprende que un crecimiento tan acelerado fuese tan bien asumido por una organización a cuyo frente se encuentra un hombre que encaja perfectamente en la definición americana de hecho a sí mismo (“self made man”) pero combinar correctamente los elementos no era solo preciso para construir bien, también para crecer en reputación. Huir de los bancos para financiarse, elegir bien a los compa- ñeros de viaje, ganarse la confianza, “como cuando hace muchos años en Icod, necesitaba de una amasadora con un determinado tamaño y precio, recibiendo el respaldo de una persona que asumía la responsabilidad de responder en caso de que no fuese yo capaz”, recuerda Antonio Afonso. No fue necesario, la seriedad quiso que fuese siempre divisa de la empresa y así sigue siendo.

 

Grupo Antonio AfonsoTras desarrollar tantos trabajos en Canarias, no resultaba extraño mirar hacia el exterior y sucedió de la forma que se relata al inicio. Ya tenían experiencia en Lanzarote, donde pudieron trabajar con el grupo Martinón en el Volcán de Lanzarote y en la Marina Rubicón. Ellos andaban inmersos en la construcción del Meliá Paradisus de Puerto Rico. Los elevados costes de la mano de obra local les llevaron a montar una empresa de elementos arquitectónicos en Cancún y Antonio Afonso les asesoró. Aunque fue una iniciativa de un tercero, no puede caber duda de que atrajo su atención de inmediato, una idea a explorar en el futuro.

 

De la mano del propio Piñeiro, el siguiente capítulo habrían de escribirlo en Benidorm, con el desarrollo de Terra Mítica se impone un hotel de Gran Lujo y es el Meliá Villaitana, llamado a reconfigurar el paisaje urbanístico de la zona que fue inaugurado en el año 2006. Dejan su impronta porque, aunque hay una competencia potente, la capacidad de adaptación de esta empresa canaria es su gran baza, “allí hay muchas empresas pero no sastres a la medida, eso es lo que somos. Aquí estamos acostumbrados a tener de todo, allí se especializan en unos pocos modelos”, señala el fundador de la empresa. Pero es que, también por rapidez y calidad se hacen con un nombre, como en el caso de unas casas pendientes de construcción en las que fueron capaces de terminar cinco en el tiempo en que una empresa local hizo tan solo una. La suerte estaba echada, no había vuelta atrás y quedarse solo en Canarias no podía entrar en los planes de un grupo con una idea de crecimiento inusual entre sus pares. Y eso que se frustran algunos proyectos, como inversiones y trabajos en el África más próxima, esa permanentemente invitación de nuestros dirigentes que se topa con la realidad más sangrante: no existiendo seguridad jurídica, es muy complicado que se respeten contratos, propiedad privada o incluso conseguir cobrar las facturas. Aun así, por el camino se dejan algunas plumas, pocas, pero ningunas ganas de seguir creciendo.

 

Reciben consejos de amigos y conocidos para adentrarse en Latinoamérica. Colombia y Panamá, parecían los destinos predilectos -en este último ya se vivía por entonces un boom de la construcción que la terminación de las obras del Canal no ha desactivado todavía-. No se quedaron en aquel momento, querían entrar en Méjico porque siempre han tenido un ojo puesto en los Estados Unidos y desde allí se presuponía más fácil, Un canario afincado en el país azteca desde hace más de tres décadas, José Luis Crespo, les abre las puertas y se asocian con el fin de comenzar la andadura en el país norteamericano. La aventura dura dos años, la seguridad -su ausencia- les invita a abandonar el proyecto por lo que se busca un nuevo destino. La crisis ya se había cebado en Canarias en su sector, así CANARIOS QUE TRIUNFAN EN EL EXTERIOR que todo el ingenio estaba ahora dedicado a buscar un nuevo destino en el que probar fortuna.

 

Y es como, de nuevo, un hecho afortunado les abre una puerta. Un amigo de la familia, Fernando Hevia, un asturiano afincado en Panamá, les invita al país, descubriendo una inmensa cantidad de proyectos por desarrollar, entre otros, la posibilidad de hacer la nueva Sede de la Embajada del Vaticano. Sale a concurso y ganan la licitación para hacer lo que constituye su verdadera especialidad: revestimiento y decoración de fachadas. Consiguen un contrato de 700.000 dólares pero, sobre todo, un pasaporte a otras posibilidades en el pequeño país que une ambos hemisferios. En este momento ya tienen sus oficinas y exposición en el centro de la Ciudad y están desarrollando un hotel de lujo con campo de golf, complejos de apartamentos y lo que pueda venir: “construyen a mansalva y nosotros queremos aprovechar, estamos prevenidos por lo que pueda ocurrir allí”, nos dice pero advierte que “Panamá es como una colonia encubierta de Estados Unidos, si lo hacen bien pueden tener años estupendos, y facilitar nuestro salto definitivo a USA”.

 

Todo esto sin dejar de mirar para nuestro país, la reactivación del sector no les deja indiferentes y son numerosos los proyectos en los que están inmersos. Manteniendo su estructura familiar, el matrimonio formado por Antonio y Carmen más sus cuatro hijos (Antonio, Juan José, Néstor y Sergio) conforman la estructura de la empresa de forma cohesionada, repartiéndose las aéreas de trabajo mas no lo sueños: Tienen objetivos claros y el crecimiento de su marca propia les brindará nuevas oportunidades que previsiblemente sabrán aprovechar. Glassydur (material de micro-hormigón con altas prestaciones que resiste bien el fuego y hasta los huracanes) se ha convertido en el producto estrella, consiguiendo el reconocimiento y autorización de las autoridades norteamericanas como paso previo a su “asalto” a aquel mercado, la vieja aspiración que no esconden en absoluto. Es difícil prever qué ocurrirá, más sabiendo la hostilidad mostrada por el nuevo presidente Donald Trump a las empresas extranjeras, pero si hay algo que pueda presumirse es que por ellos no quedará y que los Estados con mayor presencia hispana se han convertido en el objeto del deseo de esta empresa familiar nacida en Icod de los Vinos. Y allí sigue, mirando para el mundo.

Entrevista a D. Antonio Afonso (Fuente La Gaveta, versión pdf.)